‘Walk This Way’:
La colección de Stuart Weitzman

green
Zapatos de punta de cordones (1964) de ante y cinta de grosgrain, producidos en la fábrica de Seymour Weitzman (1915-1965), diseñador de calzado y padre de Stuart Weitzman, fundada en Haverhill (Massachusetts) en los 50. El estado de Massachusetts fue de hecho el primer productor de calzado a gran escala en EE UU. Stuart Weitzman Collection, no. 269. Fotografía: Glenn Castellano, New-York Historical Society.

Hasta el 7 de enero, la sede de la Fundación Barrié en A Coruña presentó Walk This Way: La colección privada de calzado histórico de Stuart Weitzman, exposición organizada por la New-York Historical Society. Es la primera vez que la colección se presenta fuera de EE UU.

Más de cien pares de zapatos de la icónica y extensa colección privada del diseñador, que reunió durante tres décadas con su mujer Jane Gershon Weitzman. Walk This Way explora cómo, con el paso del tiempo, el calzado ha trascendido su finalidad práctica hasta convertirse en un auténtico icono cultural. Codiciados como objetos de deseo e, incluso, diseñados con innegable intención artística, los zapatos han expresado complejos significados de feminidad, poder o aspiración, tanto para la mujer como para el hombre.

La exposición incluye piezas históricas, como las zapatillas hechas en 1860 para la Reina Victoria de Inglaterra; curiosidades, como las mules peep-toe que calzó Ginger Rogers en los 50 del siglo XX; creaciones de diseñadores como Beth Levine, conocida como ‘primera dama del diseño de calzado’, o el gran Salvatore Ferragamo, que firmó modelos únicos personalizados para grandes divas de Hollywood como Marlene Dietrich, Greta Garbo, Katharine Hepburn, Marilyn Monroe…; o los tacones de encaje toscano negros, naturalmente hechos a mano, diseñados para Sophia Loren.

Y no podrían faltar Terry de Havilland, conocido como el diseñador del glam rock londinense, que concretó ejemplares imborrables para David Bowie o para Tim Curry en su memorable interpretación del Dr. Frank-N-Furter en el film The Rocky Horror Picture Show; o incluso del propio Stuart Weitzman y de su padre, Seymour Weitzman. La exposición incluye, además, otros objetos como un cuaderno de bocetos de John Azzimonti, conocido el mundillo de la moda como ‘el poeta de la suela’.