Teresa Lanceta. ‘El sueño de la cólcedra’

teresa_lanceta_valladolid
Un aspecto de la exposición.

Teresa Lanceta presenta el resultado de una investigación en torno a los tejidos funerarios del siglo XIII en Castilla, un estudio que surge de un interés por la convivencia sostenida en ese siglo entre las tres grandes culturas religiosas que habitaban la península -cristiana, musulmana y judía-, y su conexión a través de los talleres textiles existentes en la época.

La exposición toma su nombre de un conjunto homónimo de trabajos que la artista ha producido ex profeso y que alude a la ‘cólcedra’ o colcha con la que Alfonso VIII fue enterrado en el Monasterio de Santa María La Real de las Huelgas (Burgos). Arranca así una lectura de diferentes acontecimientos históricos a través de fuentes diversas, como las cuatro tablas al temple de los Plañideros halladas en la tumba del caballero Sancho Sánchez Carrillo, en la ermita de San Andrés de Mahamud (Burgos); las telas bordadas sobre lino blanco atribuidas a María de Padilla que fueron halladas en el monasterio de Santa Clara de Astudillo (Palencia) o el citado perteneciente a Las Huelgas, de donde proceden otros también expuestos aquí.

Fiel a un proceso colaborativo en el que Teresa Lanceta opera desde hace décadas, ‘El sueño de la cólcedra’ se ha realizado en colaboración con los equipos de las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional y se completa con tres colaboraciones planteadas ex profeso para la capilla por las artistas Ángeles San José, Leonor Serrano Rivas y Nader Koochaki; además del trabajo realizado por la artesana tintorera Lala de Dios. Los arquitectos Ester Gisbert y Alfonso Cuadrado, del estudio creativo Drassana, han configurado para el espacio del claustro una cartografía que vincula los episodios históricos de la Capilla y la Sala 9. Asimismo, ‘El paso del Ebro’ se acompaña de un conjunto de utensilios cedidos para la ocasión por La Trinxera, iniciativa de estudio dedicada a la batalla del Ebro que alberga documentos y preserva objetos recogidos durante décadas.

Hasta el 9 de junio en el Museo de Arte Contemporáneo ‘Patio Herreriano’, de Valladolid.