Tejiendo futuros en Galicia

tecendo_futuros_auditorio

El Espacio Vilaseco, en la aldea de San Cristovo de Mouricios (54 habitantes), en Chantada (Lugo), es una antigua granja, rodeada de grandes castaños y robles, transformada en un espacio abierto al arte contemporáneo, el debate y la cultura, por iniciativa de Miriam Pérez, que también dirige la galería Vilaseco en A Coruña. Un proyecto polivalente que promueve el encuentro, el conocimiento desde la cercanía, los aprendizajes, y los intercambios culturales.

Este ha sido el lugar elegido por la Fundación Pública Artesanía de Galicia para celebrar, del 30 de septiembre al 3 de octubre, las Jornadas ‘Tecendo Futuros’, comisariadas por Lala de Dios.

Un encuentro diferente que ha tenido como objetivo presentar el panorama actual de las prácticas textiles contemporáneas y reivindicar su diversidad y su carácter innovador, de largo recorrido histórico: desde la invención del hilado y el telar en el neolítico, hasta los mecanismos de selección de hilos del telar inventado por Jacquard en el siglo XVIII. Un sistema de almacenamiento de datos en tarjetas perforadas precursor de la informática.

Aparcar en el prado, caminar esquivando las castañas que caen de los árboles; encontrarse con profesionales del textil contemporáneo, conocerse, intercambiar información y opiniones; respirar… el entorno perfecto para atisbar los futuros del sector.

El encuentro se programó en dos días de jornadas, sábado y domingo, a las que asistieron alrededor de 50 participantes, y otros dos de talleres, lunes y martes.

simone_post
Simon Post durante su presentación.

Tras la inauguración de las Jornadas por Manuel Heredia, director xeral de Comercio e Consumo de la Xunta de Galicia, Lala de Dios explicó sus objetivos, enmarcándolos en las tendencias actuales de la artesanía textil contemporánea y su relación con el arte, la investigación, el diseño o el mercado.

La primera intervención fue a cargo de Simone Post (Rotterdam, Países Bajos), que describió su fascinante trabajo de diseño multidisciplinar y resultados sorprendentes (como las piezas que realizó con cordón de nubes de algodón de azúcar para un escaparate de Hermès en Tokio), o sus máscaras, alfombras y todo tipo de objetos que produce reciclando telas de algodón estampadas.

El resto del programa se desarrolló en cuatro mesas de debate:

primera_mesa
La primera mesa. De izq. a dcha.: la moderadora, Elena Fabeiro, gerente de la Fundación Pública Artesanía de Galicia; Óscar de Belategui-Regueiro; Arancha y Sofía, de Carmen17; Luisa de Belategui-Regueiro; y Rosario y Eva, de Hilando el tiempo.

> Mesa 1. Los talleres.

Tradicionalmente, las fortalezas de un taller artesano tradicional es su conocimiento en profundidad de un oficio y los materiales que le son propios. Los artesanos son, pues, especialistas, pero los valores en alza hoy en día son la flexibilidad, la capacidad para reinventarse, el conocimiento suficiente de muchos temas como para orientarse pero sin profundizar… En resumen: la transdisciplinaridad.

Y es precisamente su condición de especialistas lo que hace que los profesionales de otros campos necesiten de los artesanos, abriendo así las puertas a diversas formas de colaboración y cocreación.

En esta mesa participaron:

Luisa y Óscar, Belategui Regueiro (Cambre, A Coruña), que explicaron la amplia y divertida trayectoria de investigación de su taller, y su perspectiva en relación al sector de la moda y el diseño textil.

Sofía y Arancha, del taller de costura Carmen17 (Madrid), describieron y reivindicaron su oficio de costureras contemporáneas, tanto en la confección de prendas a medida como de vestuario para usos escénicos o audiovisuales; así como sus colaboraciones con otros artesanos y su inspiración en la artesanía tradicional, como la cerámica de Talavera.

Rosario y Eva, Hilando el tiempo (Sevilla), presentaron su taller de ganchillo o crochet, en el que producen todo tipo de espectaculares prendas realizadas con esta técnica. Colaboran habitualmente con firmas y otros profesionales del mundo de la moda.

mesa_dos_tecendo_futuros
La mesa 2. De izq. a dcha.: Mónica Rey Cabezudo, moderadora, investigadora posdoctoral en Historia de la Moda en las Universidades de Vigo y Santiago de Compostela; Raquel Buj; Félix de Martín; y Silvia Calvo.

> Mesa 2. Artesanía y moda.

El protagonismo de la artesanía en el sector de la moda es evidente, empezando por la alta costura, en la que la confección y aplicaciones son 100% artesanales. Es bien sabido que muchos talleres centenarios de bordado, trabajos con plumas y otros, han sobrevivido porque alguno de los grandes grupos que controlan la industria del lujo los han adquirido.

Pero la moda tiene también un lado oscuro fomentando un consumo irresponsable e insostenible. La industria textil es una de las más contaminantes en todas las fases de la cadena de valor, desde la producción de las fibras hasta las toneladas de residuos que producen cada año.

La artesanía tiene mucho que ofrecer a la moda en forma de productos diferenciados, sostenibles y hechos para durar. Por su pequeña escala, la artesanía es sostenible por defecto y puede también colaborar con las industrias que reciclan desechos textiles: un nuevo yacimiento de materiales no tradicionales.

Resulta fundamental también la colaboración de talleres artesanos con las escuelas, universidades y FabLabs. Las investigaciones y pruebas sobre nuevos materiales, sobre nuevos usos para los materiales de siempre o sobre los nuevos métodos de fabricación digital tienen un alto grado de manualidad, son la ‘nueva artesanía’.

En esta mesa participaron:

Silvia Calvo (Barcelona), que dio a conocer su proyecto de moda basada exclusivamente en la recuperación y reciclado de sacos de café, tanto directamente como reutilizando el yute con el que están confeccionados para obtener un nuevo hilado. Un ejemplo perfecto de economía circular.

Félix de Martín (Ourense), que alertó sobre el peligro de desaparición del oficio de sombrerero, y explicó las diferentes técnicas que se utilizan en la creación de sombreros y sus usos en la moda.

Raquel Buj (Madrid), arquitecta y creadora de moda experimental, hoy por hoy más cerca del arte que de la moda comercial, dió a conocer sus investigaciones con nuevos materiales, en los que combina la artesanía del cultivo de biomateriales con tecnologías como el diseño paramétrico y la impresión 3D. Un interesante trabajo de laboratorio que explora nuevos e insospechados caminos para el textil.

mesa_tres_tecendo_futuros
Mesa 3. De izq. a dcha.: la moderadora, Lola Dopico, directora del Máster Universitario en Diseño y Dirección Creativa en Moda Esdemga, Universidad de Vigo; Carmen M. Castañeda; Elisa Cuesta; y Luz Moreno Pinart.

> Mesa 3. Textiles, arte y ciencia.

La artesanía siempre ha demostrado ser innovadora, creativa y con una capacidad considerable para resolver problemas, mejorando al mismo tiempo, sus herramientas y procesos de producción. La revolución industrial comenzó en el textil: la primera máquina permitía hilar muchos hilos a la vez, y ya hemos citado la importancia del telar Jacquard en la historia de la informática. La invención de las fibras artificiales en los años 50 (rayón, nylon, poliéster…) abrió el camino a los textiles técnicos, con aplicaciones en la arquitectura, la medicina, o la industria aeroespacial.

El textil tiene una característica más: ‘textil’ llega desde el latín textus. El resultado de tejer, trenzar, entrelazar palabras, es un ‘texto’. Hay muchas culturas que relacionan la creación del mundo y de la palabra con el textil. Los textiles tienen un significado que trasciende el objeto: son portadores de códigos que nos identifican y crean un lenguaje. Esto es evidente en los textiles histórico-artísticos, llenos de referencias cultas (y ocultas); o en los textiles populares y etnográficos, aunque muchos de sus significados se hayan perdido para nosotros. Por supuesto, también en la indumentaria y la moda, cargadas de significados sobre nuestras afiliaciones, estatus y aspiraciones.

Precisamente porque los objetos textiles -desde un ovillo de algodón a una camisa- tienen tantos niveles de significado son uno de los materiales de moda en el arte contemporáneo.

En esta mesa participaron:
Carmen M. Castañeda (Madrid), que describió su trabajo basado en las normas del bordado de la alta costura, en la experimentación artística y en la recuperación de las técnicas artesanales. El resultado son obras meticulosas y preciosistas, que emocionan.

Elisa Cuesta (Soto del Barco, Asturias/Madrid), nos contó su proyecto Skeens, en el que extrae los datos de la huella digital y les da cuerpo a través de elementos textiles. Un análisis arqueológico minucioso sobre la identidad digital que Elisa explica con tejidos, dando la vuelta a lo digital y convirtiéndolo -otra vez- en analógico, para entenderlo mejor.

Luz Moreno Pinart (Madrid/París, Francia), reflexionó sobre la relación entre los seres vivos, la naturaleza, el tiempo, la arqueología, la arquitectura y los ecosistemas que llenan el espacio. A través de la práctica del dibujo, la escultura, la instalación, la cocina y la performance, busca una manera de dar vida a las interconexiones entre todos los organismos, tejiendo historias de vida…, como una tejedora.

mesa_cuatro_tecendo_futuros
Mesa 4. De izq. a dcha.: la moderadora, Lala de Dios, tejedora, historiadora del arte y comisaria de las Jornadas; Miriam Vilaseco; Manuel Rodríguez Calviño; Laurita Siles; y Mario Sierra.

> Mesa 4. Materiales. De vuelta a lo autóctono.

La sociedad industrial asigna a la agricultura el papel de proveedora de materias primas que envía a las fábricas para su transformación en productos. Durante muchos años, el grado de desarrollo de un pais se medía por su número de agricultores: a menos agricultores más industria y más desarrollo. Dicho de otra forma, si la agricultura era importante en un país, estábamos hablando de un país ‘subdesarrollado’.

En las sociedades agrarias, la producción de objetos estaba íntimamente relacionada con el ritmo anual de la siembra, el cultivo y la recolección; o sea, con la naturaleza. La sociedad industrial nos ha empujado a la alienación con respecto a la naturaleza, convirtiéndose en un espacio ‘exterior’ para los humanos, aunque seamos parte de ella. Ha propiciado también la catástrofe medioambiental a la que nos encaminamos, a la desaparición de la agricultura y la ganadería extensivas, a la pérdida de la biodiversidad… Hace mucho tiempo ya que la ciencia proporciona datos sobre lo que está sucediendo.

Vivimos en una sociedad posindustrial y digital. Hay que cambiar la forma en la que la mayoría sentimos y pensamos (en ese orden); y en este desafío, todos los creativos, artistas, diseñadores y artesanos tienen un gran papel que jugar, porque saben cómo llegar a nuestras emociones: es decir, cómo llegar al corazón para de ahí pasar al cerebro y a la acción. La artesanía lo tiene fácil porque siempre ha tenido relación con los materiales de proximidad y con lo local. Se trata de recuperar tanto unos recursos valiosos y sostenibles como sus saberes asociados.

En esta mesa participaron:

clotilde_blanco_tecendo_futuros
Clotilde Blanco, vecina de San Cristovo de Mouricios, durante su intervención.

Miriam Vilaseco (A Coruña), galerista e impulsora del proyecto ‘Vilaseco na aldea’, y Manuel Rodríguez, arqueólogo (A Estrada, Pontevedra), explicaron el proyecto ‘Lino y arte’, en el que después de un trabajo de campo en el que entrevistaron a un número de informantes locales, han conseguido reconstruir el proceso de la siembra y procesado del lino hasta su conversión en fibra textil utilizable para la fabricación tanto de papel como de tejido. La primera cosecha ya se ha recogido y su procesado está en marcha. Estuvo también presente Clotilde Blanco, vecina de San Cristovo de Mouricios, elemento fundamental en el proyecto, ya que recuerda todo el proceso del lino.

Laurita Siles, de Mutur Beltz (Karrantza, Bizkaia), describió su proyecto que tiene como objetivo preservar la oveja carranzana y el oficio de pastor, desde un enfoque innovador que busca la complicidad de los habitantes del valle de Karrantza: pastores, agricultores, restauradores, estudiantes… Mutur Beltz organiza, desde hace siete años, las ‘Residencias Artísticas del Buen Vivir’ y la ‘Jornada de Arte y Pastoreo’, cuyos resultados se plasman en una publicación y varios audiovisuales.

Mario Sierra, de Mourne Textiles (County Down, Reino Unido), tercera generación de una empresa familiar fundada por su abuela y que tuvo un gran éxito en los años 50 del siglo pasado. En la actualidad, ha recuperado los telares y a las personas que conocen el oficio y crea textiles contemporáneos para el hogar inspirados en una rica herencia textil, arraigada en el paisaje y la comunidad de Irlanda del Norte, pero con una perspectiva colaborativa, internacional y contemporánea.

Los días 2 y 3 de octubre estaba prevista la realización simultánea de dos talleres: Trenzado ply-splitting (unir unos cordones con otros abriendo los cabos), una técnica ancestral utilizada en Rajastán (India) para fabricar riendas para los camellos y Tejido en telar Jacquard digital (aunque este último tuvo que ser pospuesto por indisposición de la monitora). Una nueva demostración de la versatilidad del medio textil, contraponiendo una técnica que solo necesita de las manos y un pequeño punzón frente a la última tecnología en telares manuales.

El taller de trenzado ply-splitting fue impartido por la especialista Helen Leaf (Reino Unido) y contó con 12 participantes que aprendieron no solo la base, también diversas variaciones de la técnica llegando incluso a construir pequeños contenedores tipo cestas. La técnica, a medio camino entre la cestería y el tejido, es poco conocida, laboriosa y lenta, pero ofrece múltiples posibilidades para la creación de objetos funcionales, o piezas únicas de intención artística.

grupo_tecendo_futuros
La foto de grupo de todas(os) las(os) participantes en el encuentro.

En resumen…

Un encuentro inspirador en un espacio ideal, calma rural y naturaleza, que invita a la reflexión, y al que se le atisba un gran potencial generador.

Gracias por alimentar mi inspiración con proyectos increíbles, escribió una de las asistentes; o Un bonito sueño, que escribió otra, en un recuerdo subliminal de que las dificultades del día a día siguen ahí…

Tejiendo Futuros‘ ha servido para inspirar y fortalecer, además de compartir información relevante sobre las perspectivas de la artesanía textil contemporánea. Un encuentro de primer nivel que todo sector especializado debería tener.

Como siempre, una excelente organización de la actividad a cargo de los equipos de la Fundación Pública Artesanía de Galicia (Xunta de Galicia), y de Espacio Vilaseco.

fotografías: Oficioyarte y Miguel Varela.