La ‘Mostra d’Altea’ cumplió su 40º aniversario

cartel_mostra_altea23

La ‘Mostra d’Altea’ (Alicante) finalizaba el 10 de septiembre pasado su cuadragésima edición tan en forma como siempre. Desde su privilegiada ubicación en lo más alto del pueblo, que brinda una panorámica realmente única de la bahía y sus límpidas aguas azules, de las casas encaladas del entorno, de sus callejas empedradas o sus miradores. Tanto a la luz del día, particularmente brillante todo el año, como en sus noches profusamente estrelladas. Pero es el talante de sus gentes lo que definitivamente hace de Altea un lugar mágico, y de la Mostra una cita imperdible.

Atractivos que publicaciones como Mujer hoy o National Geographic realzaban en recientes reportajes. El hecho es que visitantes de medio mundo, sobre todo turismo familiar y de compras, pasan –o seguramente lo harán en algún momento de sus vacaciones estivales− por Altea. Y ya que la visita a la ciudad es casi obligada, la afluencia diaria de curiosos y viajeros está garantizada.

La plaza de la iglesia de Altea, con la Mostra en pleno funcionamiento.

La Mostra d’Altea 2023, antesala de una nueva época

Si ya en los años 60 y 70 del pasado siglo Altea se ganó los calificativos de ‘artística’ y ‘bohemia’ por la presencia habitual de personajes famosos, en plena movida ochentera empezaron a llegar a la ciudad un nutrido grupo de artistas y artesanos con un propósito: organizar y acomodar una feria en su singular plaza de la Iglesia de Nª. Sra. del Consuelo. Uno de los lugares más emblemáticos de la Costa Blanca, con sus icónicas cúpulas azules que le han deparado el sobrenombre de ‘La cúpula del Mediterráneo’.

Con la fuerza y la ilusión de un nuevo proyecto, aquellos audaces emprendedores montaban y desmontaban cada tarde sus puestos de venta con creaciones originales de distintas disciplinas. Cuarenta años después, superados cambios sociales, políticos, culturales y tecnológicos; crisis, burbujas, pandemia…, algunos de aquellos talleres pioneros, todavía en activo, son un estímulo que atrae a nuevos participantes con el mismo objetivo original: fomentar la artesanía en Altea y que la obra de artesanas(os) sea considerada como merece por su alto valor social y cultural.

Aunque el espacio es reducido −la plaza acoge un máximo de 20 puestos−, por la Mostra han pasado decenas de maestros conocidos no solo en España, con las especialidades más singulares, otorgándole a la cita un carácter exclusivo: marroquinería y máscaras de cuero; orfebrería, joyería y bisutería; relojes de sol; lámparas de diseño en papel, papel reciclado y marionetas; bambú y otras fibras vegetales; talla en piedra; ebanistería y juguetes de madera; grabado y estampación; cerámica y vidrio; juguetes de lana y fieltro…

El taller de Lucía Lorente en la pasada edición.

Unart

En 1995, con el bagaje de varias ediciones consecutivas de éxito, nació la Asociación de Artesanos de Altea (Unart). Puesto que se trata de su proyecto estrella, Unart es responsable de la organización, desarrollo y difusión de la ‘Mostra d’artesanía d’Estiu I Setmana Santa a Altea‘, con la ayuda y colaboración del Área de Cultura de su Ayuntamiento. En la selección de los candidatos participan de hecho miembros de la Corporación Local, pero también de la Facultad de Bellas Artes, del Centro de Artesanía de la Comunitat Valenciana y de la propia Unart. La Asociación facilita los puestos a todos los participantes que, hasta ahora, tenía que aportar cada cual.

Existen tres modalidades de participación, según los periodos de ocupación. Durante toda la ‘Mostra’: Semana Santa (del 5 al 9 de abril), julio, agosto y hasta el 10 de septiembre; solo en el primer periodo: es decir, Semana Santa y julio; y, por último, solo en el segundo periodo: o sea, agosto y hasta el 10 de septiembre. El horario de la feria difiere: de 12:00 a 22:00 h durante Semana Santa; y de 19:00 h a 00:30 h, del 1 de julio al 10 de septiembre.

Como es ya habitual en cada convocatoria, a mediados de julio se celebró también el tradicional Concurso de Pieza Única, promovido por el Ayuntamiento. El jurado, otorgó un primer premio, dotado con 1.000 eur; un segundo, dotado con 500 eur; y, por último, un tercero que da derecho a la participación en la próxima edición, sin pasar por el riguroso trámite de selección. Por otra parte, y siguiendo el programa previsto, todos los miércoles se volvieron a convocar diferentes actividades complementarias, musicales, de ocio y/o entretenimiento para todas los públicos: talleres, conciertos, teatro, cuenta-cuentos…