Cobalto y cobre

Colectiva de cerámica.

no_caigas_en_la_tentacion
'No caigas en la tentación', de Lucía Bosch Espezel.

El Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias ‘González Martí’ presentó la exposición Cobalto y cobre, que se pudo visitar en Valencia hasta el 18 de febrero.

A partir de obras cerámicas originales de 65 artistas miembros de la Asociación Nacional de Profesionales de Cerámica (Anpec), la muestra pone en valor los pigmentos por excelencia en la cerámica mundial que tanta importancia han tenido en diferentes culturas a lo largo de la historia: el óxido de cobalto y el óxido cobre.

El cobalto es un poderoso óxido colorante de azul profundo y sugerente, que ha impactado en la artesanía de todas las culturas. Su uso abarca desde las primeras lozas egipcias y persas, pasando por su importancia en la decoración de las porcelanas chinas, siendo pigmento básico en gran parte de la cerámica medieval y así hasta nuestros días. En la cerámica contemporánea se puede disfrutar de bellos violetas y malvas, rosados, azules claros, azules verdosos, azules brillantes… en función del esmalte con que se combine.

El cobre, el colorante cerámico más versátil, proporciona un amplio abanico de colores desde el verde al turquesa y hasta púrpuras muy suaves. El óxido de cobre ha sido un elemento esencial en la historia de la cerámica en España para lograr la importante producción verde-manganeso mudéjar o la loza dorada de reflejos metálicos.